Blog / Educar en casa
10 septiembre, 2020
Educar en casa

Algunas situaciones pueden obligar a que los niños tengan que aprender en sus hogares en lugar de en el colegio. ¿Cómo deben educar a sus hijos los padres en estos casos? El secreto para educar en casa con éxito está en las rutinas. “Los niños están acostumbrados a una vida pautada, su día a día […]

Algunas situaciones pueden obligar a que los niños tengan que aprender en sus hogares en lugar de en el colegio. ¿Cómo deben educar a sus hijos los padres en estos casos?

El secreto para educar en casa con éxito está en las rutinas. “Los niños están acostumbrados a una vida pautada, su día a día está organizado al detalle y en esa rutina se manejan perfectamente. Por lo que un día estructurado a medida y con horarios marcados es lo mejor para manejar la situación y propiciar un buen ambiente familiar, así como un bienestar psicológico saludable para toda la familia”, explica Laia Portero Capilla, psicopedagoga y responsable del Área de Psicopedagogía de Psicotools. La importancia de los horarios es clara: “Estos horarios nos permitirán anticipar muchas situaciones y evitar imprevistos o acontecimientos que lleven a comportamientos ansiosos que no sepamos gestionar. Si improvisamos todo el tiempo, es muy posible que el caos acabe por invadir nuestros espacios y nuestras mentes”, advierte la especialista.

Educar en casa

El mejor momento

Laia Portero recomienda confeccionar un horario semanal, al menos de lunes a viernes, que incluya el tiempo de estudio y deberes en casa. Pero ¿cuál es el mejor momento del día para educar los más pequeños? “A poder ser, la franja horaria de la mañana”, aconseja. “Es durante la primera mitad del día cuando los niños muestran una mayor capacidad de concentración y atención, pues su rutina diaria los ha acostumbrado a que sea así desde su escolarización”, puntualiza.

¿Y si no colabora?

Además de la constancia a la hora de implementar el horario de estudio, el niño necesita motivación para sentarse a la mesa y hacer sus tareas escolares. ¿Cómo ayudarle? “Deberemos implementar un refuerzo positivo justo después de haber hecho los deberes, que sea suficientemente motivador para él. No necesariamente hablamos de refuerzos materiales, pues no hay que dejar de lado el reforzador social (lo has hecho muy bien, estoy orgulloso de ti)”, explica la experta de Psicotools. En el caso de que se nieguen a hacer sus tareas, también hay que controlar esas consecuencias. “Debemos hacerle entender que el hecho de no realizarlas conllevará la retirada de ciertos privilegios o reforzadores y especificárselos”, concreta. Además, en esos momentos más problemáticos, sobre todo si el niño demuestra más agitación o descontrol, por ejemplo, si tiene rabietas, “es el momento en que como adultos tendremos que mantenernos más serenos y tranquilos. Pasados unos días, si hemos sido contingentes con los refuerzos y con el horario, la situación debería empezar a sobrellevarse mejor”, tranquiliza.

Opinión de experto

“La práctica de la meditación, el mindfulness y el yoga pueden resultar buenas herramientas para combatir el agobio y la intranquilidad que pueden sentir muchos niños en casa. Mejoran la atención, ejercitan el cerebro en la empatía y ayudan a la calma y la gestión emocional. También puede ser muy útil hacer un diario emocional durante esos días para proteger su bienestar”.

Si te ha interesado este artículo, también te gustará este otro sobre cómo mejorar el sueño de los más pequeños

Articulos relacionados

Olla aranesa
Alteza Blog Recetas - 2 enero, 2017
En estos días de invierno nada resulta más apetecible a nuestro paladar que un buen plato de cuchara calentito....
Tandy - 12 julio, 2018
No puede decirte con palabras que tiene calor, pero ellos también sufren las altas temperaturas. Descubre qué hacer para...
comedor tendencias en decoración 2017
Blog Selex - 2 enero, 2017
Si estas rebajas has aprovechado para dejar tu armario a punto, es hora de remangarse y vestir también tu...