Blog / ¿Qué le pasa a mi piel?
13 junio, 2019
¿Qué le pasa a mi piel?

Por todo el cuerpo y en el rostro pueden aparecer manchas de color rojizo, más frecuentes en pieles sensibles y secas. Aunque no son nocivas para la salud, sí son molestas desde el punto de vista estético. Pero ¿son todas iguales? ¿Por qué aparecen? Si tienes una piel sensible y más bien seca en la […]

Por todo el cuerpo y en el rostro pueden aparecer manchas de color rojizo, más frecuentes en pieles sensibles y secas. Aunque no son nocivas para la salud, sí son molestas desde el punto de vista estético. Pero ¿son todas iguales? ¿Por qué aparecen?

Si tienes una piel sensible y más bien seca en la que no paran de aparecer manchas de color rojo, debes tomar cartas en el asunto. Lo primero, por supuesto, pasa por hidratar bien tu piel y conocer qué tipo de problema te afecta, porque no todas las rojeces tienen el mismo origen. Según la doctora Paloma Cornejo, dermatóloga y especialista en medicina estética, existen diferentes lesiones de color rojo y con origen vascular.

Cuperosis

Es la dilatación de los pequeños vasos superficiales de la piel situados en la superficie de la dermis. El término médico es telangiectasias y afecta casi siempre a las pieles claras y finas.

Este problema aparece sobre todo en el rostro. Se trata del enrojecimiento leve pero notorio de algunos de los vasos capilares que se encuentran en la nariz, frente y mejillas.

Causas. La red de vasos supeficiales dibuja una telaraña hecha de estelas lineales rojizas en el rostro. Ciertas configuraciones de esta red pueden variar de acuerdo con las personas y su tipo de piel, su edad, los cambios de temperatura interna o externa, por ciertas comidas o bebidas o incluso por el contacto con barbas o superficies ásperas. Los vasos serán más o menos grandes y de colores que van del rojo vivo al violeta azulado.

Tratamiento. Aunque es uno de los problemas más benignos de la piel, resulta muy molesto a nivel estético, sobre todo en los hombres, a quienes más afecta la cuperosis.

Además, si no se trata esta piel puede desembocar en una dilatación permanente de los capilares o ser la primera fase de la rosácea.

El tratamiento mediante láser o luz pulsada puede aclarar bastante la intensidad de este enrojecimiento y prevenir su evolución.

Rosácea

Esta enfermedad in amatoria de la piel del rostro puede presentar picores y exceso de sequedad. Es muy común y afecta únicamente al rostro, en particular la nariz, las mejillas, la frente y la barbilla.

Causas. Factores genéticos (mujeres de piel clara); ambientales externos: la exposición a los rayos ultravioleta, las variaciones de temperatura (ciertas profesiones tienen mayor exposición), la ingesta de estimulantes (alcohol, comida picante)… y por anomalía en el funcionamiento de las venas faciales (parece ser principalmente el origen de las rojeces). Se asocia generalmente a las pieles sensibles, a partir de los 50 años.

Fases y tratamiento

Vascular. Hay enrojecimiento primero intermitente y luego continuado pudiendo observarse dilataciones tipo venitas (telangectasias) en las mejillas. Si se trata con láser o luz pulsada puede desaparecer en tres o cuatro sesiones.

Papulopustulosa. Se parece más a un acné, con granos rojos e incluso a veces con cabeza (pústula) sobre una base roja. La persona precisa tratamiento farmacológico de aplicación local (metronidazol en forma de gel, crema o en formulación magistral) o antibióticos por vía oral.

Rinofima. Los tejidos blandos de la nariz se abultan. Es más típico en los hombres.

En este caso el tratamiento se realiza con láser quirúrgico de CO2 que vaporiza en una sesión el tejido sobrante.

Arañas vasculares o venas rojas

Son la dilatación de pequeños vasos sanguíneos en el rostro, aunque también pueden darse en otras localizaciones, como las piernas.

Causas. La edad y el estilo de vida que llevamos diariamente.

Tratamiento. En las piernas suelen ir acompañadas de pesadez e incluso dolor, por lo que resulta de gran ayuda relajarlas con algún gel frío específico y descansar con ellas en alto, en cuanto sea posible.

Cicatrices

Al principio presentan un tono rojizo en el rostro, aunque con el paso del tiempo se vuelven de color blanco hasta que terminan desapareciendo.

Causas. Por quemaduras, heridas o, también, debido al acné.

Tratamiento. Para que no sean permanentes, es importante mantener una higiene adecuada con limpiadores para el acné si es preciso. Para las quemaduras son muy eficientes los productos con aloe vera o rosa mosqueta. Y, si no se quitan, se pueden eliminar con láser.

Articulos relacionados

Limpieza Maleta
Blog Selex - 3 febrero, 2016
Después de las vacaciones de verano y los días de relax y descanso, toca recoger todo el equipaje de...
comedor tendencias en decoración 2017
Blog Selex - 2 enero, 2017
Si estas rebajas has aprovechado para dejar tu armario a punto, es hora de remangarse y vestir también tu...
Blog Selex - 3 febrero, 2016
Cuando empezamos a ver spots de cervezas por la televisión, escuchamos sus canciones pegadizas que luego te pasas el...